lunes, 12 de octubre de 2015

La mujer del maquis

Ana R. Cañil

Tras el fin de la Guerra Civil y la victoria franquista en España, algunos de los soldados que habían combatido en el ejército republicano se echan al monte, y deciden combatir y resistir desde allí como buenamente pueden. Esta guerrilla permanecerá más o menos activa hasta 1958 cuando el último maquis, Paco Bedoya, muere de varios disparos efectuados por la Guardia Civil.

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, muchos de los maquis del norte cruzaron las fronteras y combatieron al lado de la Resistencia Francesa, en la Agrupación de Guerrilleros Españoles, contra los nazis y la ocupación. Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, el bando republicano que aún permanecía en pie, esperó en vano a que las grandes potencias que habían derrotado al fascismo en Alemania, también lo hicieran en España, motivo por el que los años de gran apogeo del maquis se encuentran entre 1945 y 1947.

En este libro, La mujer del maquis, Ana R. Cañil investiga sobre esta parte de la historia española, sobre esos hombres, y alguna mujer, que se echaron al monte con la esperanza de poder reagruparse y plantar cara a la dictadura de Franco. Pero sobre todo, investiga sobre todas aquellas mujeres que se quedaron en la retaguardia, las que vivieron la represión y trataron de ayudar.

El maquis, una historia de mujeres

Tras el fin del periodo franquista y la llegada de la democracia, muchos son los libros que se han escrito sobre el maquis, alabando su heroico comportamiento en el monte, su largamente postergada resistencia y finalmente, su necesidad de huir lejos del país en el que abrieron los ojos por primera vez. Aun así, los maquis no son los únicos que sufrieron esta resistencia; vecinos y vecinas, hermanos y hermanas, padres y madres de estos maquis también fueron perseguidos y torturados.

Esta historia, tal y como la cuenta Ana R. Cañil, está dedicada a la mujer y a la forma en que esta se implicó en la resistencia. No sólo hubo mujeres –las menos— que se echaron al monte con sus compañeros hombres a luchar por sus ideales, sino que también hubo mujeres que actuaron de enlace para estos maquis; mujeres que pasaban información, que los proveían de comida y medicinas, de ropas calientes con las que pasar la noches. Mujeres que se enamoraron de estos guerreros y tuvieron hijos con ellos; hijos que no tuvieron una infancia junto a sus dos padres. Mujeres que aún a día de hoy no quieren hablar de su historia, que no se sienten con fuerzas para contarla: "Muchas no han querido hablar, algunas me han cerrado la puerta en las narices. Para otras, contar su historia ha sido una verdadera catarsis", cuenta la autora en el prólogo.

Esta es la historia de Mercedes, Leles, San Honorio, que se quedó embarazada de Paco Bedoya, el último maquis, y que nunca pudo disfrutar de una vida plena con ambos. Temerosa de que algo le pudiera pasar a su familia, Consuelo, la madre de Mercedes, embarcó a sus hijas rumbo a Argentina, dejando al hijo de Mercedes y Paco, Ismael, en España con ella.

El último maquis, la mujer del maquis
Paco Bedoya
La familia de Paco tampoco lo tuvo mucho mejor; ellas sufrieron abusos, cárcel, torturas y sustos permanentes, bajo la sospecha de que tenían escondidos a algunos maquis dentro de su casa, y que les prestaban ayuda cada cierto tiempo. Pese a la vigilancia continua a la que eran sometidas, las mujeres de la familia llegaron a esconder al propio Paco Bedoya, por el que se ofrecía una recompensa de 500.000 pesetas.

Ana R. Cañil no tiene reparos en mostrar lo fuertes que tuvieron que ser las mujeres para soportar todo lo que vivieron. Para ver cómo cazaban a sus familiares en el monte, uno a uno, cómo iban muriendo a manos de la Guardia Civil, y cómo ellas eran castigadas por ello.

No era esto a lo único a lo que se enfrentaban las mujeres; un ambiente completamente castrante en el que los velos y las medias negras se imponían, y la opresión, en forma de normas de decencia y modestia, martirizaban a estas mujeres que no tenían una mínima posibilidad de obtener un resquicio de libertad.

Más allá de las páginas

Ismael, el hijo de Mercedes y Paco, murió varios meses después de que el libro saliese publicado, pero pudo conocer finalmente la historia de sus padres, que durante tanto tiempo le fue negada. A Mercedes le resultó muy complicado explicar la historia por la que se enamoró de Paco y tuvieron a Ismael; muchos malos recuerdos y los celos del hombre con el que finalmente se casó, Agustín, quién le obligó a deshacerse de las cartas que se había escrito con Paco, impidieron que Mercedes volviese a hablar de esos años pasados. Hasta este momento. "Nadie nunca pudo saber lo que nos quisimos Paco y yo. Él fue mi amor, mi único amor, el primero y el único. Jamás pude olvidarle. Y que Agustín, que ha sido siempre tan bueno conmigo, me perdone. A cambio, yo le di a Agustín, aquí en Buenos Aires, mi otra vida, la de exiliada, la de buena esposa, mi cariño, porque mi amor de enamorada se lo llevó todo Paco Bedoya", explicó Mercedes San Honorio a la periodista.

Finalmente, Mercedes, Leles, San Honorio murió antes de que este libro saliese publicado, por lo que nunca pudo ver esta historia completa, nunca pudo saber que cientos de lectores conocerían su historia, que la apoyarían desde el silencio. Desde el reconocimiento de la tragedia por la que tuvo que pasar; tragedia que la acompañó hasta el fin de sus días.

El fin del maquis

La mujer del maquis
La autora, Ana R. Cañil
Ya en 1948 Stalin afirmó que la guerrilla comunista en España debía ser desmantelada. A partir de este momento la represión franquista se intensificó, y las guerrillas se fueron disolviendo. Muchos de estos maquis pudieron escapar y emigrar a Marruecos o Francia, pero muchos otros se quedan en los montes luchando únicamente por su propia supervivencia. Algunos de estos guerrilleros murieron luchando frente a la Guardia Civil, mientras que otros fueron detenidos y fusilados.

Actualmente, existe un Monumento al Guerrillero en el municipio de conquense Santa Cruz de Moya, en el que se conmemoran a los guerrilleros españoles que lucharon contra el fascismo.


Ficha técnica:
Título: La mujer del maquis
Autor: Ana R. Cañil
Editorial: Espasa
Páginas: 424
Precio: 8,95€
Sinopsis: Cantabria, 1957. Paco Bedoya, el último maquis, cae bajo las balas de la Guardia Civil. Han pasado diecinueve años desde que Franco ganó la guerra, diecinueve años en los que un puñado de hombres, con el apoyo de las gentes de unos valles perdidos, mantuvieron su lucha por la libertad. Esta es la historia de esos hombres y mujeres que sufrieron torturas, cárcel y represión. Aún hoy, el miedo habita en los rincones de las casonas, en las grietas de las paredes, bajo el musgo y el verdín que cubre las piedras de sillería. El miedo, el miedo... Y la vergüenza. Ellos están dispuestos a recuperar un tiempo doloroso y oscuro, en el que nunca faltó el amor y la pasión, la solidaridad y el recuerdo silencioso. Y también es la historia de amor de Paco Bedoya, el último maquis, y de Mercedes San Honorio, dos jóvenes que se enamoraron antes de cumplir veinte años y tuvieron un hijo en común, que se vieron obligados a vivir su amor en la distancia y a soñar que algún día podrían reencontrarse. Ana Cañil, apoyada en una magnífica documentación y con testimonios reales, ha escrito un relato desbordante de emoción, pasión y épica, en el que los protagonistas hablan en primera persona y hacen que su historia se convierta en la de todos.

Más información: